viernes, 4 de marzo de 2011

¿Cómo se puede aprovechar la ciencia en beneficio de la sociedad?

Tomado de:   http://www.oecd.org/dataoecd/52/13/25581510.pdf

Síntesis de Política,  La Ciencia y las Políticas de Innovación: Retos Clave y Oportunidades
Spanish translation of OECD Policy Brief: Science and Innovation Policy: Key Challenges and Opportunities, January 2004 ©OECD 2004

..
¿Cómo se puede aprovechar la ciencia en beneficio de la sociedad?

Los descubrimientos científicos pueden traer consigo enormes implicaciones para la sociedad y para la vida en general. La conexión entre un área de investigación o incluso entre un descubrimiento científico en particular y un nuevo producto, proceso o servicio puede ir mucho más allá de lo que es obvio a primera vista. Sin embargo, en una economía del conocimiento que cambia vertiginosamente, es de fundamental importancia asegurar que los sistemas para vincular el trabajo de los científicos con el de los innovadores dentro de las empresas se encuentran disponibles, ya que son éstos últimos quienes pueden identificar el potencial comercial de un producto.
En los países de la OCDE, las empresas conducen la mayor parte de la investigación total y del desarrollo (I&D) pero estos trabajos tienden a enfocarse principalmente en actividades que tienen un fin comercial.

Esto no nos permite darnos cuenta de que muchos de los avances tecnológicos, que se dan por sentado en la actualidad, resultaron de investigaciones financiadas con fondos públicos que no se llevaron a cabo buscando una utilización comercial inmediata.

Esto es lo que sucedió con la Internet. Muchas de las tecnologías fundamentales que subyacen en la actual internet -la red digital global, los buscadores en línea y el correo electrónico- fueron desarrolladas gracias a los fondos públicos para la investigación.

Adicionalmente, muchos de los avances científicos más dramáticos en el área de las ciencias de la vida, incluyendo el mapeo del genoma humano que ha abierto el camino a una enorme cantidad de nuevas investigaciones y descubrimientos en materia de salud, se han beneficiado con la participación de instituciones públicas de investigación. La investigación para el desarrollo de nuevos productos, procesos y servicios basada en estos descubrimientos es conducida por el sector privado, pero sus esfuerzos difícilmente serían posibles sin la investigación pública.

Este vínculo fundamental entre un descubrimiento científico y sus aplicaciones prácticas tiene cada vez mayor relevancia ya que crecientemente la ciencia está conduciendo la innovación. La interacción entre ciencia y la innovación ha sido siempre como una calle de doble sentido, con la innovación muchas veces precediendo a la ciencia que podría explicarla. (ejemplo: la máquina de vapor fue inventada mucho antes de que se desarrollarán los principios de termodinámica que fueron los que la hicieron funcionar). Aunque en la actualidad esto sigue vigente, los avances científicos proporcionan crecientemente las bases para la innovación. En campos dinámicos y en pleno crecimiento tales como la electrónica, la computación, y más recientemente la biotecnología, la ciencia y la tecnología están estrechamente interconectadas. La pregunta que surge de esto es: ¿Cómo manejar esta relación de la mejor forma y asegurar que la ciencia sea aprovechada completamente para lograr innovaciones que beneficien a la sociedad?

La relación que existe entre la investigación pública y la privada es un elemento clave para asegurarse de que la ciencia y la innovación trabajan en conjunto de la manera más productiva para la sociedad. Los principales retos en la esfera pública -el cuidado de la salud, servicio social para las poblaciones de edad avanzada, sistemas de transportes sustentables, seguridad y privacidad en los servicios en línea- ofrecen oportunidades prometedoras para aprovechar las capacidades creativas del sector privado a través de una asociación pública/privada para lograr los objetivos de productividad y las mejorías en los servicios que puedan beneficiar a la sociedad.

Además, la investigación que es financiada con fondos públicos seguramente permanecerá siendo crítica para iniciar nuevas tendencias de tecnologías revolucionarias en áreas como las de las TIC´s, de biotecnología y de nanotecnología. No es gratuito que el trabajo en estás y otras áreas socialmente importantes tiende cada vez más a ser multidisciplinario y la innovación requiere muchas veces movilizar las competencias complementarias de ambos sectores de investigación tanto público como privado.

Efectivamente, en algunos campos, el trabajo de algunas de las áreas de investigación pública y privada esta convergiendo en la medida en que el retraso de la investigación académica a la práctica industrial se ha ido reduciendo. Gran parte del trabajo que se realiza en los grandes laboratorios de investigación industrial y en las empresas de tecnología incipientes (start ups) dentro del sector privado, están a la vanguardia de la búsqueda de nuevos conocimientos, mientras que los científicos de las universidades pueden encontrarse explorando aplicaciones comerciales de sus descubrimientos, casi tan rápido como éstos se realizan.

Se está impulsando a las organizaciones de investigación pública para que trabajen más de cerca con el sector privado con el fin de aumentar la relevancia de sus investigaciones y facilitar su uso por parte de la industria. Esto ha traído como consecuencia el surgimiento de extensas alianzas, así como de relaciones de mercado formales entre las universidades y las empresas. Las universidades están ingresando por sí mismas en el mercado creciente de la tecnología al patentar sus descubrimientos y autorizar su utilización, al conducir investigaciones por contrato con el sector privado, o al participar de manera conjunta en investigaciones en donde existe la colaboración del sector público y del privado.
...