martes, 24 de noviembre de 2015

Ley Universitaria 30220, es un avance hacia el desarrollo

El Perú debe encaminarse hacia la sociedad de la información y del conocimiento, una sociedad donde los sistemas sociales y productivos estén basados en gestión óptima (obtención, procesamiento y diseminación) de la información, y donde la información científica y tecnológica juegan un rol central en el proceso productivo y la creación de la riqueza. Es una sociedad donde la información y el conocimiento están al servicio de las necesidades de sus ciudadanos, y del sector industrial para que brinde soluciones hacia el mercado global.

Las  universidades son por excelencia centros generadores de información y conocimiento (mediante la investigación y desarrollo), además de formadores de profesionales (recursos humanos altamente calificados). Para avanzar hacia la sociedad de la información y el conocimiento, el sistema universitario peruano necesita ser mejorado, para constituirse en el centro para generar mayores niveles de competitividad del país. 

Desgraciadamente el esquema peruano propuesto en la Ley 27733 (de 1983) y sus modificaciones ha tenido pésimos resultados. No sirvió para tener un sistema universitario que puedan llevar al país hacia el desarrollo.

La Ley 30220, promulgada el 9 de Julio del 2014, es un gran avance en la dirección correcta. Tiene muchos artículos que promueven la calidad y la investigación, de los cuales quiero resaltar algunos solamente, para ser breve:
  • Ha creado a la SUNEDU, una entidad reguladora, con funciones clave para la promoción de la calidad. El anterior esquema con la ANR era claramente corrupto. 
  • Ahora es posible empezar a estudiar en un  programa de doctorado, inmediatamente después de obtener el bachillerato, y en el camino se debe obtener una maestría, requisito para obtener el grado de doctor. Así se agiliza la formación de personal altamente calificado, como se hace en otros países.
  • Se promueve la investigación de manera institucionalizada.
Esta Ley, aunque no sea perfecta, podría mejorarse en lo siguiente: el financiamiento de la carrera docente y del investigador por sus capacidades;  los rectores, decanos y jefes de  departamento deberían ser seleccionados por concursos públicos, en lugar de por elección; todos los profesores de ciencias e ingeniería deberían tener el grado de doctor en su especialidad (aún para dictar cursos de pregrado); las facultades deberían tener un 60% de profesores contratados a tiempo completo (estas dos últimas podrían implementarse en unos 10 años).

El SUNEDU podría realizar funciones adicionales como:
  • Tomar exámenes estándares internacionales a todos los egresados de ciencias e ingenierías, para medir y comparar sus competencias, compararlos con otras universidades nacionales y extranjeras y publicar los resultados (para que los padres de  familia evalúen a que universidad envían a sus hijos).
  • Colectar la información de la producción científica y tecnológica de las universidades. Publicarlas en orden de impacto, por universidad.
  • Comparar indicadores de gestión como el Número de Docentes con grado de doctor / estudiante, entre otros.
  • Nivel de empleabilidad de los graduados por carrera y por universidad.

Conclusión:
La Ley Universitaria 30220, es aunque no sea perfecta, es claramente un avance hacia el desarrollo. Es una Ley perfectible. Las mejoras deberían ser pensadas para que mejorar la calidad de la enseñanza impartida a los estudiantes, la investigación y desarrollo, y del servicio que la universidad brinda a la sociedad.  No  debe volverse al pasado.


Lima, 24 de Noviembre del 2015.

José Luis Segovia Juárez, Ph.D.


No hay comentarios: