domingo, 19 de febrero de 2012

Los “convenios” entre instituciones estatales deben eliminarse


Los “convenios” entre instituciones estatales deben eliminarse

José L. Segovia Juárez, Ph.D.

En el Estado peruano es dificil realizar proyectos colaborativos entre varias instituciones (ministerios, organismos descentralizados, regiones, municipios, institutos, etc.) por ejemplo que varias aporten sus fondos para la ejecución de algun proyecto de promoción, que pueden incluir pagos de pasajes y viáticos a personal de otra institución o ministerio, pagos de consultorías a miembros de otras instituciones estatales, contribución compartida de gastos para servicios, etc. Todavía se cree que cada institución es un reino medieval “autónomo”.

En estos días cuando se trata de realizar proyectos entre instituciones estatales  se argumenta que primero se debe de preparar y firmar un “convenio interinstitucional”. Documento que usualmente toma entre 2 y 3 meses prepararlo y firmarlo, con varias idas y vueltas de borradores, con el evento final de la firma y foto incluida. Se dice que sin la firma de un convenio, actividades conjuntas podrían ser penalizadas, y las autoridades se embarcan en procesos que por naturaleza, toman un tiempo exponencial. Por ejemplo, asumiendo que cada convenio tome dos meses en formularse y firmarse, el tiempo que tomaría firmar a un número dado de instituciones sería:

Número de instituciones
No. de convenios
Tiempo para formularse en años
2
1
0.17
5
10
1.17
10
45
7.50
20
190
31.67
30
435
72.50
100
4950
825.00

Si 20 instituciones realizan convenios entre sí, tomaría casi 32 años de trabajo para hacerlo, y si fueran 100, llegarían a 825 años de trabajo. Es decir, estamos confirmando que el afán burocrático de hacer convenios para hacer actividades conjuntas es completamente improductivo.

El Ministerio de Economía y su dirección de Contabilidad Pública deberían estudiar este asunto y resolverlo rápidamente, permitiendo la posibilidad de implementar proyectos interinstitucionales, de la manera mas efectiva y simple. Es posible que la normatividad ya exista, pero la información no ha llegado, en todo caso que aclaren y comuniquen mejor, y prohiban perder el tiempo en elaborar y firmar “convenios” entre instituciones estatales.

Atentamente,

Lima 19 de Febrero del 2012.

5 comentarios:

José L. Segovia Juárez dijo...

Estimado Paul,

El punto es que entre entidades estatales no deberia ser complicado para hacer actividades
conjuntas. Se deben hacer actividades o proyectos conjuntos facilmente, sin firmar "convenios".

Slds,

José

El 20 de febrero de 2012 01:47, pauldeza escribió:

Sres:

Coincido en pensar que la gran mayoria de estos convenios no llevan a nada productivo o medianamente valido, inclusive muchos de estos convenios llegan a ser negativos para el pais y puedan estar motivados por la busqueda de protagonismo ante sus superiores y de estos a su vez y de forma similar, ante la sociedad.

Lo que si discrepo es que se concluya que "el tiempo o la demora" en realizar convenios sea lo que DETERMINE que "estos sean improductivos".

Si "demora = improductivo", veamos que se requiere de muchos mas años para firmar "convenios" / "TLC" con diversos paises y NO por ello podemos catalogarlos como "completamente improductivos" y proponer que TAMPOCO se hagan pues solo son burocraticos.

Volviendo al planteamiento considero que, no todo es BLANCO o NEGRO, no todo es 0 ó 1 ......

Sino veamos lo beneficioso del proyecto INTERINSTITUCIONAL que permitio constituir empresas en 72 horas, uniendo los esfuerzos de ONGEI, RENIEC, SUNARP, SUNAT, MINTRA, PCM, PRODUCE y el COLEGIO DE NOTARIOS DE LIMA.

http://64.76.72.76/ol-it-portal/solicitud.do

Convenios asi deberian mas bien repetirse con mayor frecuencia.

Cordialmente

Paul Deza

José L. Segovia Juárez dijo...

Alexander Forsyth aforsyth@paginasdelperu.com a través de wa-research.ch

13:51 (hace 9 horas)

para Peru
Estimados señores,

Conviene hacer precisiones aquí, pues ambos tienen razón. El problema de fondo es la reforma del Estado, ese "elefante en la sala" que todo lo entorpece pero al que nadie se atreve a pedir que adelgace o se comporte respetando a los demás. Convenios y contratos son ineludibles y convenientes, pero todo ello está sujeto a los sobrecostos onerosísimos que nos impone el tener un Estado que funciona en base a un principio de desconfianza: "Todos son ladrones en potencia en el Perú", y se presume lo peor de nosotros. Los convenios en sí no son eliminables, pero los sobrecostos sí. Por otro lado, está nuestra mentalidad premoderna, que hace del aparato estatal una colección de feudos, de compartimentos estancos (en general, el diálogo político se conduce de esta manera, razón por la que no hay consensos). Por estas razones, encuentro asombroso que el sector ciencia no haya prestado hasta aquí atención al problema, que ya nos viene costando 200 años de parálisis, y todo parece indicar que consumirá fácilmente los siguientes 200.

¿Qué hacer? Es ingenuo creer que el monstruo se reformará a sí mismo, desde dentro, y lo lógico es pensar que solo una fuerza externa de poder suficiente se hará escuchar en esta materia. ¿Existe esta fuerza, externa al tiempo que directamente involucrada? Está claro que no, por lo que la tarea por delante es construirla. Mientras tanto solo nos queda confiar en la Providencia (el manejo del problema no es racional, eso está claro), y aprovechar el momentum que nos proporcionan ciertas coyunturas o modas, como la que permitió el convenio que hizo posible hacer empresas en 72 horas. ¿Quizás una Autoridad Autónoma?...

Cordialmente,

Alexander Forsyth

Juanca dijo...

Esto es lo más inverosimil que he leido jamas.

Si bien es cierto que los denominados "convenios" toman tiempo y dinero, recursos muy escasos en economías como las nuestras, de ahi a efectuar extrapolaciones aritméticas llegando a resultados absurdos y estratosféricos como que se requieren 31.67 años para firmar 190 convenios, solamente consigue debilitar el argumento. Esos guarismos no son reales, unicamente pueden ser el resultado de una mente febril y obsesionada con resultados numéricos que no se han contextualizado dentro de lo que ocurre en la vida real.

Mucho número, poco análisis. Qué lastima.

..

José Luis Segovia Juárez, Ph.D. dijo...

Estimado Juanca,
Gracias por tu comentario.
Se suma el tiempo que todos intervienen en hacerlo (cada institución se pasa unos dos meses), y suma así. Es forma de decir que en el Estado se pierde el tiempo haciendo tonteras. Slds.

José Luis Segovia Juárez, Ph.D. dijo...

Juanca, el tema central es que la perdida de tiempo crece exponencialmente, y eso no se nota al principio.